Las Casas de Paz son parte fundamental en nuestro ministerio; una extensión de la iglesia local.
Una Casa de Paz es cuando una familia abre las puertas de su hogar para recibir a vecinos, familiares, y amigos, con el fin de enseñar y compartir el Evangelio del Reino a la gente. Es un lugar donde se ora por las necesidades de las personas, se alaba a Dios, se enseña Su Palabra y se cuida, espiritualmente, a cada persona.